domingo, junio 9, 2024

Reforma tributaria se concilió y queda a la espera de su votación en pleno

Table of Contents

Luego de pasar la etapa de conciliación, con la caída del impuesto a las iglesias y la tarifa de renta diferencial para las empresas MiPyme, el texto final de la tributaria se asemeja mucho al que se aprobó en el Senado hace un poco más de una semana. Ahora, solo falta la votación de ambas cámaras en pleno y la sanción presidencial.

Fue la Cámara de Representantes la que le volvió a dar vida al debate sobre si las iglesias y demás organizaciones que no son responsables de renta tendrían que responder por este impuesto para los ingresos provenientes de otras actividades comerciales diferentes a su principal.

En el caso de las primeras, el gravamen habría sido considerado para el dinero que les ingresara por actividades como bazares, integraciones, retiros, congresos, entre otros, al considerarse que no son ingresos provenientes de su actividad principal. Sin embargo, algunos lo catalogaron de una “persecución a la fe”.

Al respecto, Oliver Pardo, director del Observatorio Fiscal de la Universidad Javeriana, dijo que habría sido ‘bueno’ que gravaran las actividades comerciales -más no religiosas- como estaba estipulado- de todas las firmas sin importar su actividad principal.

“Sin embargo, también creo que hubiese podido ser difícil diferenciar las actividades comerciales de las religiosas. Allí era muy posible que naciera una ‘zona gris’ para la diferenciación de las actividades”, añadió.

El representante a la cámara por Bogotá, Juan Carlos Losada, agregó que era lamentable que en la conciliación hubieran sacado el impuesto a las iglesias. “Al final pudo más la presión de algunos sectores políticos retrógrados que la justicia tributaria y la materialización del Estado laico y aconfesional”, afirmó.

Menos renta para las MiPyme

La tarifa diferencial de renta para las empresas MiPyme también salió del articulado final luego que el mismo ministro de Hacienda, José Antonio Ocampo, advirtiera que de incluirse esa medida, “el costo fiscal se podría elevar a más de $1,5 billones al año”.

Pardo afirmó que el Observatorio tampoco estaba de acuerdo con esta propuesta de la representante Jennifer Pedraza, ya que generaría muchos incentivos perjudiciales.

“Además de la caída del recaudo, las empresas habrían tenido razones para dividirse y para no crecer, pues si se quedaban como pequeñas y medianas, siempre iban a pagar menos”, señaló.

Ante el argumento de ‘progresividad’, Pardo dijo que tampoco era cierto, pues una empresa muy grande podría tener dueños de ingresos no muy grandes, mientras que una persona muy rica podía ser dueña de muchas empresas.

Días sin IVA

Se acordó que el último Día sin Iva de este año, programado para el 2 de diciembre, seguirá en pie para no afectar a los comerciantes que habían aumentado su inventario. Sin embargo, las jornadas no se mantendrían en 2023 mediante ley. Según se aclaró en la conciliación, estas actividades pasarían a ser opcionales.

¿Qué falta?

Ahora, una vez aclarados estos y otro par de artículos, y con la revisión final hecha por los técnicos del ministerio de Hacienda, se espera que la próxima semana el Senado y la Cámara voten lo que será el articulado final que el presidente Gustavo Petro sancionará en los próximos días para que se convierta en ley de la República.

La figura de la conciliación, que se realizó durante toda esta semana, se da en la medida que el texto de la tributaria aprobado por el Senado de la República no es el mismo aprobado por la Cámara de Representantes. Por eso ambas entidades se tuvieron que poner de acuerdo ayer en los puntos en los que votaron diferente.

FUENTE LA REPUBLICA.CO

Facebook
Twitter